lunes, mayo 25, 2009

De vuelta

Acabo de regresar del rural, allí no ha llegado el adsl, pero está magnífica la primavera en las sierras de Quixa.

No es una gran imagen, pero creo que llega para imaginarse los miles de colores sembrados por la primavera.
De vuelta al rincón me encuentro hace un par de horas con este polluelo (de mirlo?) refugiado en el acebo. Se ha dejado fotografiar impasible.

Al poco rato su hermano intentó entrar por la ventana, lo hubiera logrado si no es por el vidrio.

A los dos se les hizo de noche en el jardín. Están a refugio de los gatos, y el acebo ya insinúa las bolas que serán rojas y un manjar para ellos antes del invierno.


Por lo demás, el paisito bien gracias. Siguen apareciendo ceses y nombramientos en el boletín y, aunque no es tiempo de sacar conclusiones, creo que apuntan maneras.

Salud

5 comentarios:

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Qué placer volver a leerle, amigo Rubín.

El paisaje que nos traes es muy bonito. Espero que hayas descansado.

UN abrazo.

Erikenea dijo...

Bienvenido "Paseante". ¿Ha cargado usted pilas?. Se le empezaba a echar de menos sus "moderadas" críticas por la blogosfera.

Muñeca de trapo dijo...

Que maravilla, unos días en el campo! espero que te hayan servido para recargar las pilas.
Las fotografías están genial, la vida del campo es un verdadero privilegio.
Me alegro de tu vuelta.
Un saludo.

CARTASMARRUECAS dijo...

Ya se te echaba de menos, Rubín.
Sobre los pollos, creo que llevas razón, parecen mirlitos.

Rubín de Cendoya dijo...

Gracias por los ánimos. La verdad es que además de los días de asueto hubo otros de puritita vagancia.

Espero contarles los libros que me entretuvieron.

Salud a todos